#1-O: Choque de Trenes y defensa de la democracia

choque_trenes1Se llevaba mucho tiempo – años – hablando del “choque de trenes”, es decir, de aquel momento en que la Generalitat de Catalunya y el Gobierno de España se enfrentarían abiertamente a causa del ejercicio al derecho a la autodeterminación. Y podemos afirmar que a partir de la convocatoria oficial del referéndum para el próximo 1 de Octubre por la independencia de hace apenas dos semanas, ese momento ya ha llegado.

Se podría hablar largo y tendido sobre este asunto desde diferentes perspectivas, pero no es mi intención hacerlo en esta ocasión porque creo que cuando la cosa se tensa tanto no queda más remedio que tomar un posicionamiento al respecto, a pesar de que lo que sucede no sea lo que personalmente yo (ni muchos otros) hubiésemos preferido. Pero la realidad es tal cual se presenta. Y, nos guste más o menos, ahí estamos el conjunto de los ciudadanos contemplando este “choque de trenes”. Y lo cierto es que cuando dos trenes chocan, siempre se producen lamentables daños, independientemente de qué tren fuera por la vía correcta y cuál no, si es que fuera alguno…

Dicho esto, en primer lugar quiero dejar claro que todo esto no se estaría produciendo si el gobierno de España hubiera accedido a la celebración acordada con el gobierno de la Generalitat, en los términos que fueran, de un referéndum por la independencia de Catalunya.

El derecho de autodeterminación, es decir, la capacidad intrínseca de un pueblo o comunidad determinada a decidir sobre su futuro, es algo tan elemental que es muy difícil (por no decir imposible) no estar de acuerdo si no es desde un posicionamiento cercano al de un nacionalismo reaccionario.

¿Existe alguna razón por la que los ciudadanos de Catalunya (o de Euskadi o de Galicia) no puedan ejercer su derecho democrático a voto acerca de si desean seguir formando parte de España?

Pues bien, como el gobierno del Estado lleva enrocado desde hace años en su posicionamiento negativo, ahora nos vemos abocados a esta situación. Y es totalmente cierto (y también es bueno recordar) que desde Catalunya en este tema se han hecho muchas cosas bastante mal y que se han cometido ciertas irregularidades (véase el esperpento en la aprobación de la “ley de transitoriedad” o en la misma convocatoria del referéndum)  y que, además, de llegar a producirse el referéndum catalán, éste no contaría ni siquiera con las garantías mínimas marcadas por la Comisión de Venecia en esta materia, por lo que tampoco contaría con el aval y reconocimiento internacional…

Está claro que el gobierno catalán ha desobedecido al Estado al convocar el referéndum unilateralmente. Es una evidencia incuestionable. No obstante, yo me pregunto, ante la negativa reiterada del gobierno de España a acceder a un diálogo sobre la autodeterminación de Catalunya, ¿qué otra opción tenía el Govern? ¿Quedarse de brazos cruzados? ¿Esperar pacientemente a que haya elecciones generales para ver si gana “Podemos”? (cosa, por cierto, muy poco probable en estos momentos…)

papeleta

Sinceramente, pienso que el Govern català no tenía muchas alternativas si, de algún modo, quería presionar al Estado para que se aviniera a algún tipo de acuerdo dialogado…

Ahora bien, aún en el supuesto de estar totalmente en desacuerdo con la decisión adoptada por el Parlament de Catalunya, la respuesta del Estado a todas luces está siendo absolutamente desproporcionada e impropia de una democracia mínimamente avanzada o consolidada. En Catalunya ahora mismo estamos viviendo casi en estado de excepción: Las finanzas públicas intervenidas, la guardia civil interviniendo conselleries y otras instituciones del Govern, cierre de páginas web y, por lo tanto, en detrimento de la libertad de Internet, la policía haciendo registros en imprentas y oficinas de correos, prohibición de actos y manifestaciones a favor del “derecho a decidir”, cientos de alcaldes citados a declaración judicial, detenciones de cargos públicos, censura de spots publicitarios…

O dicho de otro modo, el estado español ha convertido definitivamente la defensa de los derechos nacionales de Catalunya en una lucha por los derechos civiles e, incluso, por el mantenimiento de la misma democracia, tal cual la entendemos a día de hoy. La respuesta social no se ha hecho esperar y una multitud ha tomado las calles y plazas para expresar enérgicamente su rechazo.

Y ante esta actitud autoritaria y toda esta vorágine de represión desatada por el Estado, gente como yo que no entendemos en absoluto la ideología nacionalista y que ni siquiera tenemos un posicionamiento a favor de la independencia de Catalunya, pero que venimos de movimientos sociales como el 15M y que defendemos un pensamiento libertario, nos tendrán enfrente. Puesto que creemos radicalmente en el diálogo, el acuerdo y, sobretodo, en la democracia y la libertad.

Y, no nos olvidemos, haya o no finalmente referéndum, después del día 1, llegará el día 2…

SPAIN-CATALONIA-POLITICS-PROPAGANDA

Anuncios
#1-O: Choque de Trenes y defensa de la democracia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s