System Not Found

Vivimos días inciertos. Hace años que arrastramos una crisis financiera fruto de la especulación inmobiliaria y de crédito internacional que, como bien se sabe, se ha traducido en unos índices enormes de desempleo y  una alarmante precarización laboral, además de recortes en prestaciones sociales de todo tipo. En los últimos tiempos también hemos sido testigos de cómo las partidas económicas destinadas a sanidad y educación (los dos pilares fundamentales de un “Estado de bienestar”) se han ido reduciendo progresivamente y observamos impávidos a su vez cuán complicado es el acceso a la vivienda para los más jóvenes o el drama de los desahucios. En nuestros barrios, demasiadas familias tienen dificultades para llegar a fin de mes aún trabajando y, lejos de ellos, miles de personas mueren intentando atravesar nuestras fronteras, huyendo de la guerra o de la pobreza extrema.

A todo esto, la desigualdad social sigue creciendo. La brecha salarial entre los que más cobran y los que menos, es insultante. Cada vez más, una proporción más pequeña de personas en el mundo acumula más riqueza que el resto. Las empresas del IBEX y, en general, las grandes multinacionales atesoran cada vez más beneficios. Contemplamos impasibles como se siguen vendiendo armas y estableciendo extrañas alianzas con países en guerra mientras lloramos los atentados terroristas que nos tocan de cerca. Por otro lado, los casos de corrupción institucionalizada parecen la norma habitual y observamos como los políticos navegan sin rumbo aunque, eso sí, muy bien acomodados a  la espera de que un día el viento sople a favor, mientras procuran cuadrar bien los presupuestos que les dicta la troika y encorsetar nuestras libertades individuales en nombre de la lucha contra el fanatismo religioso.

Mientras tanto, la contaminación va en aumento y el planeta muere poco a poco, sin que nadie le haga mucho caso.

Hubo un momento en que todo se paró por un instante. La gente tomó las plazas y gritó “basta”. Se reunieron miles de sonrisas, ilusiones y esperanzas. Le llamaron 15M. Luego, nadie sabe bien bien lo que pasó… Pero al final, pasó. Aparecieron “las mareas” y otros movimientos ciudadanos. Unos con más fortuna que otros. También llegaron estelades y gritos de independencia y grandes manifestaciones y la promesa de que existe un país imaginario en el que todos seremos felices. O, al menos, la ilusión de emanciparnos del país causante de todos nuestros males. Y surgió un circo mediático acerca de este tema que dura hasta hoy y que, por lo visto, tiene cuerda para rato.

Más tarde, llegó el día a día y la cotidianeidad. Y el cansancio. Y un cierto aburrimiento. Y “el esto para qué” y el “si total, ¿yo qué puedo hacer?” y el “si no sirve para nada”.

De pronto, un día unos gritaron “podemos” y volvieron las sonrisas a las caras. Y gente muy diversa parecía ponerse de acuerdo y muchos confluyeron en un proyectos comunes pero diversos. Y se ganaron elecciones en ciudades importantes y parecía que se podían cambiar las cosas. Pero, al final, todo resulta más complicado. Mucho más complicado. Y la sonrisa poco a poco se fue desvaneciendo. Definitivamente, aunque lo sabíamos, la solución tampoco llegará por este lado. Al menos, no sólo…

Ahora se ha acabado el verano, parece que volveremos a repetir por tercera vez elecciones generales en diciembre. La fiesta de la democracia se está convirtiendo en una funesta envoltura de votos y coloridas y costosas campañas para intentar esforzarnos al máximo en no reconocer cuál es el verdadero mensaje: System not found.

Y sólo nosotros, individualmente, podremos cambiarlo.

operating-system-not-found1.png

Anuncios
System Not Found

Un comentario en “System Not Found

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s