Aceptación

En muchas ocasiones ocurren cosas que no deseamos. O deseamos cosas que no ocurren. Y nos enfadamos, nos entristecemos, nos indignamos y nos preocupamos por eso. Y buscamos responsables, causas, motivos, explicaciones, soluciones… Y repasamos los acontecimientos una y otra vez, y pensamos las infinitas posibilidades de lo que podría haber sucedido en lugar de eso o en lo que sucedería si pasase tal cosa o la otra o la de más allá.

Y negamos el presente y nos revolvemos ante él. Y no entendemos lo que pasa, por más vueltas que le demos. Y nos sentimos incomprendidos, engañados, defraudados, vulnerados… Una vez más. Y vuelta otra vez a lo mismo como cayendo en una espiral interminable. Ideas y pensamientos irracionales disfrazados de racionalidad que no cesan de repetirse de mil maneras diferentes, pero en esencia, siempre igual.

Y mientras tanto, lo que sucede, sucede. Y lo que es, es. Aunque no nos guste. Aunque prefiriésemos otra cosa. Por más que nos empeñemos el presente es lo único real y lo único que en verdad está pasando. Y ante esto, sólo podemos hacer una cosa: aceptarlo. Respirar, sentir, comprender, asimilar y, finalmente, aceptar. Ya habrá tiempo de ponernos en marcha. Ya llegará el momento de accionarnos y hacer cosas. Pero es necesario estar en el ahora y no negarlo. Sin escondernos pero tampoco sin lanzarnos a un pozo sin fondo. Sin perdernos en laberintos mentales pero tampoco sin aislarnos en un ensimismamiento taciturno, vacío.

Sólo podemos aportar lo mejor de nosotros mismos a cada situación en cada momento. Eso, simplemente, es todo.  Y, al tiempo, es lo máximo que podemos ofrecer de nosotros. Aprendiendo a no juzgar. Aunque cueste. Aprendiendo a facilitar las cosas en lugar de complicarlas. Aunque lo hagamos de manera inconsciente. Aprendiendo a aceptar el momento presente. Aunque no nos satisfaga.

En definitiva, poner de nuestra parte para que, lo que sea, sea mejor. Para que la vida –nuestra vida- fluya al máximo posible.

Ya llegará el tiempo de las planificaciones y los objetivos. Y también el de la alegría o el de la tranquilidad o la risa. Y lo hará con naturalidad. Desde la calma, en sintonía con uno mismo y con lo que sucede. Desde la aceptación y en paz con el momento presente.

 

mar,-playa,-rocas-220899.jpg

Anuncios
Aceptación

3 comentarios en “Aceptación

    1. Seps!, tinc un blog des de fa un parell d’anys però digue’m que fa relativament poc que m’he posat una mica més “en sèrio”.
      Moltes gràcies Carol pel teu comentari!!!
      I continua viatjant damunt dels teus somnis! Això sí que és tot un exemple pels demés 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s