Sobre lo que nos sucede

Hay una toma de conciencia muy sencilla pero, a la vez muy profunda, que contiene en sí misma una capacidad muy poderosa para el cambio y el redescubrimiento interior: la del propio control sobre los acontecimientos que nos suceden.

Constantemente ocurren cosas a nuestro alrededor y en nosotros mismos. De hecho, la vida quizás consiste precisamente en lidiar con todo ello. Cosas que indefectiblemente afectan a nuestro estado de ánimo, y muchas veces de manera negativa. Acontecimientos de todo tipo de naturaleza que nos desestabilizan de un modo u otro. Desde un dolor corporal, pasando por hechos cotidianos que nos disgustan o relaciones sociales insatisfactorias, hasta acontecimientos inesperados y francamente dolorosos, lo cierto es que se dan un sinfín de circunstancias que nos pueden afligir con contundencia en un momento dado.

Pues bien, es importante reflexionar detenidamente sobre algo que suele pasarnos totalmente desapercibido. Lo que vemos y nos sucede fuera no se traduce en realidad con lo que sentimos. Siempre realizamos una interpretación subjetiva de la realidad. Lo que sentimos, en verdad es fruto de un procesamiento cognitivo e individual de los estímulos que percibimos. O dicho de otra manera, cuando sentimos insatisfacción por algo, en realidad no se trata de una verdad incuestionable que automáticamente nos deba hacer sentir sin remedio de una manera determinada, sino que lo cierto es que son nuestras emociones de manera inconsciente las que se activan ante ese algo produciendo un marcado efecto en cómo lo interpretamos.

Y, de hecho, la manera en cómo percibimos el mundo en general tiene mucha relación con nuestra historia de vida de particular, con nuestras experiencias, con nuestra creencias, etc. Es decir, en último término siempre somos nosotros mismos los que reaccionamos ante algo de una manera determinada y, por lo tanto, debemos reconocer que no es en verdad ese algo el que tiene la propiedad absoluta y última de hacernos sentir lo que sentimos. Nosotros también tenemos una responsabilidad sobre ello. Pero no nos damos cuenta porque creemos que, simplemente, las cosas son tal como las vemos y nuestro estado de ánimo no es sino una consecuencia lógica de ello. Pero no es así… Al menos, no del todo.

Como decíamos, ante cualquier hecho reaccionamos y nos sentimos de alguna manera determinada. Pero podríamos no hacerlo. Podríamos percibir la realidad de manera diferente, podríamos por tanto, responder también de manera distinta.

La clave de todo esto, a mi entender, es tomar conciencia de que tenemos la capacidad de elegir como respondemos ante algo. Siempre. No estamos predestinados a reaccionar, sentir o pensar de una única manera ante las circunstancias que se nos planteen, por difíciles que creamos que estas puedan ser. Podemos escoger. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que tengamos la capacidad de estar contentos y en estado de máxima felicidad todo el tiempo sólo con desearlo. Hay ejemplos sobrados de situaciones en las que esto sencillamente no es posible. Es muy complicado estar alegres ante el fallecimiento de un ser querido, por ejemplo. Pero en todas las circunstancias que se nos presenten, siempre tenemos capacidad de enfocar las cosas de manera diferente, desde otra perspectiva, de ejercer cierto control que no dispare nuestras emociones como un muelle, de tomarnos unos segundos para la reflexión, de preguntarnos porqué nos sentimos de una manera determinada ante algo…

Muchas veces con parar para respirar un instante es suficiente. Decidir tomar el control sobre uno mismo cuando se activan las alarmas. Procurando no juzgar demasiado, por no decir en absoluto… Y siendo conscientes que siempre podemos poner de nuestra parte para que la cosa sea mejor. No obstante, hay que reconocer que no es fácil cambiar el chip y pasar a funcionar de esta manera. Se necesita convinción, persistencia y cierto entrenamiento. Pero todo lo que hagamos en esta dirección, sin duda, será muy positivo para nosotros. Y el darse cuenta de ello, es un instante. Y quizás, lo fundamental.

reflexionar

Anuncios
Sobre lo que nos sucede

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s