¡Feliz 15M!

4º aniversario del 15M. Y la pregunta obligada: ¿qué queda de todo aquello?

15m-barcelona--644x362

Creo que es una de las pregunta más recurrentes que hay al hablar de este tema (creo que la primera vez que la escuché fue pocos meses después de que tuvieran lugar las primera acampadas de Madrid y Barcelona) y, a la que imagino que todavía le quedan muchas más veces que formularse en los próximos años, pues el 15M, en cierta medida, desde su misma aparición fue un movimiento que no seguía los parámetros convencionales del tiempo.

Por un lado, podemos dar una respuesta a esta cuestión de manera, más o menos, (digámoslo así) “materialista”. Actualmente del 15M, como tal, la verdad es que queda bien poco: algunas asambleas locales en barrios de ciudades o en algunas poblaciones bastante desconectadas entre sí y con más o menos éxito grado de participación y suerte. Seguramente los “iaioflautas” es una de las agrupaciones aparecidas a raíz del 15M que mejor ha aguantado el paso del tiempo. Y por supuesto la PAH, claro… Aunque para ser estrictos, la PAH ya existía previamente al 15M, si bien es cierto que a partir de su irrupción alcanzó los niveles de repercusión actuales.

Ahora bien, a partir del 15M hubo muchísima gente que emprendió compromiso con otros muchos movimientos sociales (las llamadas mareas ciudadanas, asambleas de parados, etc). También hubo muchas personas que a partir de ese momento se involucraron activamente en algunas formaciones políticas o sindicales ya existentes e ideológicamente afines como por ejemplo la CUP, el partido pirata o la CGT. Otros muchos decidieron involucrarse de manera activa en AMPA’s, AAVV, ONG’s o cooperativas y entidades diversas y, otros, simplemente tomaron conciencia a nivel particular respecto a sus hábitos de consumo particulares y estilos de vida generales.

Seguramente, una de las consecuencias del 15M de mayor impacto (al menos en los últimos meses) ha sido la aparición de grupos políticos que recogen en gran parte el testigo de todo aquello, como Procés Constituent, o las múltiples candidaturas ciudadanas de confluencia municipal inspiradas en Barcelona En Comú (Guanyem Barcelona) que han surgido alrededor de todo el territorio o el fenómeno de Podemos. También cabe añadir que muchas de las demandas del 15M han sido también recogidas, con más o menos éxito, por partidos tradicionales de izquierda como por ejemplo IU.

Así mismo, cabe decir que fueron muchas las personas que en algún momento participaron del 15M en asambleas, manifestaciones y acciones diversas (o que simplemente se sintieron identificadas) y que, para ellas, allí acabó todo. Personas para los que el 15M no significó realmente un cambio en su vida… Pero que creyeron en algún momento que valía la pena estar ahí. Personas que recuerdan esta fecha con cierto cariño y ternura.

15M

Bien pues todo eso desde una un punto de vista palpable es lo que queda del 15M… Pero todo lo dicho, en verdad, es lo de menos.

El 15M fue un sueño que compartimos centenares de miles de personas. Una emoción inexplicable que te conectaba con la vida, con el sentir de los demás. La sensación de sentirte protagonista de algo importante, algo por lo que merecía la pena dedicar esfuerzos, algo que iba mucho más allá de uno mismo. Reconocer por un instante que otro mundo es posible, que la utopía no es inalcanzable, que la esperanza existe y habita en cada uno de nosotros. Sabernos iguales en la diferencia. Reconocernos los unos a los otros como semejantes. Aparcar las pequeñeces que nos distancian y potenciar todo aquello que nos une. La voluntad de querer entendernos con los demás, de respetar las discrepancias y buscar los acuerdos. El contar con el otro de manera auténtica, no como tu enemigo, rival o adversario, sino como tu compañero. Confiar, creer, existir. Vivir el instante. Hablar, compartir, aprender, crecer… El deseo de querer darnos los unos a los otros la oportunidad de tener una alternativa que nos satisfaga a todos. La búsqueda del bien común.

Y también protestar y rebelarse y resistir ante las injusticias del presente. Con ausencia de violencia. Desde la paz. Partiendo del ahora, desde la seguridad de saber que estás conectado y en coherencia con lo que haces. De saber que te impulsa algo que va mucho más allá de ti mismo.

El 15M nunca desaparecerá porque fue mucho más allá de una fecha o un tiempo determinado. Se manifestó de una manera diferente a la convencional. Fue como un despertar colectivo que dejó una huella imborrable en nuestro interior. Como una luz que ilumina la oscuridad. Un sueño que no desaparecerá jamás porque se materializó y se hizo realidad. Existió aunque fuera por unos pocos instantes. Y que ahí sigue. Evolucionando, cambiando y permaneciendo igual. Porque está más allá del tiempo y del espacio. Y porque forma parte de nosotros.

despacio

Anuncios
¡Feliz 15M!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s