Democracia

colaboracionA menudo relacionamos la democracia al hecho de votar en unas elecciones y, si bien las votaciones son una condición absolutamente necesaria en un sistema democrático y algo que, además, debe potenciarse muchísimo más, no podemos reducir la democracia simplemente a eso. Pienso que el concepto “democracia” debe estar relacionado de forma intrínseca a una serie de valores humanos como por ejemplo la sinceridad, la empatía o la solidaridad y, también, a unas maneras de proceder como por ejemplo la cooperación, el diálogo y el respeto a las diferencias. Por lo tanto, es necesario que se fundamente en unos principios esenciales mínimos pero irrenunciables como el respeto a los derechos humanos, las libertades individuales y la búsqueda del bien común.

Así pues, podemos observar que en las sociedades occidentales muchas veces se da cobijo o incluso se promueven actitudes, ideas y maneras de proceder profundamente antidemocráticas, por muy amparadas en un sistema democrático que estén. Racismo, exclusión social, menosprecio a las sensibilidades minoritarias, desigualdad de derechos y oportunidades, etc. son una muestra de déficit democrático que debemos mejorar profundamente.

En un sistema realmente democrático no tendría cabida por ejemplo la aplicación de medidas como la tortura o la pena de muerte, por muy mayoritarias que fueran las opiniones favorables al respecto. De hecho, en una sociedad democrática de veras sería absurdo que estas propuestas llegaran ni siguiera a plantearse. De todas maneras, sin necesidad de llegar a extremos tan dramáticos, medidas en claro detrimento a derechos fundamentales básicos, como por ejemplo aquéllas que pudieran atentar contra la garantía al acceso universal a la sanidad o a unas condiciones mínimas de vida dignas, estarían excluidas de cualquier planteamiento político considerado democrático. Una nueva sociedad democrática, pues, no lo sería simplemente por su sistema de participación política, sino también por su sistema educativo, por la preservación de los derechos sociales, por su funcionamiento económico y social y por la manera en la que sus ciudadanos entienden la vida y se relacionan entre sí. Así pues, un sistema de estas características tendería, sin duda, a buscar fórmulas para evitar (o al menos minimizar) cualquier tipo de resentimiento que pudiera generarse entre supuestos “vencedores y vencidos”, pues todos los miembros de la sociedad se sentirían integrados, responsables y partícipes por igual en la toma de las decisiones.

En definitiva, aunque creo que aún estamos lejos de vivir en una sociedad verdaderamente democrática, a la vez pienso que estamos inmersos en plena época de regeneración y cambios. Depende de nosotros elegir hacia dónde vamos. Creo que el horizonte democrático nos puede servir de buena guía.

Anuncios
Democracia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s