La lista de Mas

Hace unos días el presidente de la Generalitat, Artur Mas, presentó su hoja de ruta en el llamado “proceso catalán”. La idea básica es que para convocar  elecciones anticipadas (a modo de elecciones plebiscitarias) es necesario elaborar una lista independentista unitaria (mixta entre partidos políticos y destacados miembros de la sociedad civil) capaz de conseguir la mayoría absoluta para encarar una nueva etapa de 18 meses de negociaciones y otros preparativos que finalizaría con una nueva convocatoria de elecciones donde, ahora sí, en caso de victoria del bloque partidario de la independencia se proclamaría el nuevo estado catalán independiente.

Ésa es, a grandes rasgos, la idea.

artur mas

Y como era previsible, la propuesta ya ha obtenido el respaldo de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que ha sido un pilar fundamental en el éxito de las convocatorias multitudinarias a favor de la independencia de los últimos años y que, recordémoslo también, apuesta claramente por la transversalidad de los partidarios de la independencia que significa, en este contexto, excluir en todo momento cualquier tipo de diferencia ideológica que pueda debilitar la causa independentista.

Dejando a un lado el análisis sobre la credibilidad y/o viabilidad del proyecto, hemos de constatar que Artur Mas ha sabido, por un lado, conectar con el mensaje central que lleva repitiéndose al menos los últimos dos años en Catalunya, es decir, aquél que asegura que la prioridad absoluta de la sociedad catalana es la independencia y la importancia de la unidad de los partidos favorables para conseguirla (si bien también es cierto que él ha sido uno de los principales artífices de dicho mensaje) y, por otro lado, ha tenido la habilidad necesaria para canalizar dicho mensaje según sus propios intereses: recordemos que durante los últimos meses las encuestas vaticinaban una victoria clara de ERC en unas hipotéticas elecciones catalanas, aunque también hay que reconocer que a raíz del “éxito” del 9N, las encuestas volvían a reflejar un auge en la intención de voto a CiU mostrando unos resultados muy parejos entre ambas formaciones.

En cualquier caso, creo que el president de la Generalitat ha sido muy hábil  al conseguir dejar en una posición muy difícil a ERC: si no está de acuerdo con la lista unitaria, no habrá elecciones anticipadas (con el gravísimo coste que puede acarrear esta decisión a la formación de Oriol Junqueras) y si, por el contrario, le da el visto bueno, reforzará claramente el liderazgo del president. Sea como fuere, Mas gana y ERC pierde.

En los próximos días habrá pronunciamientos oficiales por parte miembros destacados de ERC, pero todo apunta que, salvo sorpresa, el plan del president no se verá sustancialmente modificado.

Por otro lado, me gustaría destacar cómo de esta forma Artur Mas protege la labor de su gobierno, que no lo olvidemos ha abanderado los recortes sociales en nuestra sociedad, y por si aún quedará algún cabo suelto, el president ya ha avisado que una condición imprescindible para que tenga lugar todo este plan es que entre los que formen parte de la lista unitaria, no puede haber lugar para la disidencia o la crítica en cuestiones sociales o económicas durante el periodo de 18 meses que va desde una convocatoria de elecciones catalanas hasta la siguiente.

¿Liderazgo o chantaje?

Así las cosas, juzguen ustedes mismos.

Anuncios
La lista de Mas

Un comentario en “La lista de Mas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s